Mujeres

La mujer también tiene fantasías sexuales y no son las que crees

Una mujer en todos 305419

Creo que todos vivimos para ser felices, para sentirnos bien en cada momento de la vida, para amar y que nos amen. Eso es lo que buscamos y lo que deseamos para nosotros y para cualquier persona que amamos: vivir y amar. Para ello, tenemos que saber reconocer y dar espacio a nuestras emociones, aceptarlas y después, saberlas gestionar. Somos altamente imperfectos, forma parte de nuestra divinidad, y en esa imperfección divina también hay que hacerle espacio a los errores, los propios y los de otros. Para pensar y hacerlo bien, hay que aprender a detectar lo que sientes, también cuando te sientes mal. Esos momentos en los que en lugar de empezar a buscar culpables fuera, debemos mirar lo que ocurre dentro, porque lo que hay que cambiar es nuestra percepción. Debemos aprender a pensar bien de uno mismo.

El psicólogo de la Universidad de Chicago Fred B. Así pues, la felicidad se encuentra en los pequeños detalles. Pero también la infelicidad: realizar una y otra vez algo que enfade a nuestras parejas es la mejor forma de erosionar, poco a algo, nuestra confianza. En muchas ocasiones, un gran proyecto, como puede ser un viaje a un destino exótico o una cena inesperada, aunque agradable, puede ser simplemente una forma de embozar un problema de fondo. Es preferible vivir un día a día adecuado que desvivirse en grandes gestos. Si no somos capaces de hacer captar a nuestra pareja que lo pasamos bien con ella, por mucho que así lo sintamos en nuestro legislación interno, tendremos un problema. Esta generación se encuentra tan extendida que ha terminado dando lugar a una juego en la que muchos varones consideran que ser zafio y baboso, ya sea utilizando el humor como justificación, es algo apreciado por sus mujeres. Por el contrario, mostrar una cierta cortesía y educación y emplear cierta galantería que trate a las mujeres como damas y no como meros objetos de deseo siempre es perfectamente recibido. Todos necesitamos disponer cada fecha de un tiempo y un lugar para nosotros mismos3.

El pensamiento de hacer lo que dice el hombre y pensar sólo en el él ha cambiado. Ahora es la mujer la que tiene el poder y la que tiene sus propias fantasías sexuales. Las mujeres todavía tienen las suyas, aunque no siempre lo expresen verbalmente. Afortunadamente esto ha cambiado y no sólo por el bien sexual de la mujer estrella también del hombre.

Desovar a ejercicio. Al otro es un facción de la caché de individuos con una buena autoestima. Compromiso, esta. Es la cuestión. Distintos puntos. De aspecto. Varias corrientes.

Leave a Reply

Your email address will not be published.