Encanto

El cliente no siempre tiene la razón

Conoce te la 973752

Detectar necesidades es el camino directo a la venta. Es la clave. Todo lo que necesitas saber para conocer a tu cliente. Vender es ofrecer. Y no puedes ofrecer algo a alguien si no sabes qué necesita. Detectar las necesidades es primordial en tu proceso de venta. No te molestes en ofrecer algo que tu cliente no necesite. Porque para vender te tienen que comprar antes.

Y para conseguirlo, el servicio al cliente es absolutamente esencial. Ya lo dijo Sam Walton, el fundador de la cadena de supermercados Walmart: la meta de una empresa es tener un servicio al cliente que no solo sea el mejor, sino que sea legendario. Como puedes ver, las exigencias son altas, pero las recompensas todavía. Para echarte una mano, hoy quiero compartir contigo estas 6 estrategias de captación y fidelización de clientes de Client Heartbeat. Resulta que las empresas se empeñan en formar a sus empleados para que memoricen saludos, argumentos de venta y disculpas, mientras que los clientes quieren respuestas genuinas. No desaproveches ninguna oportunidad: todas las interacciones te permiten captar y fidelizar clientes. Y poco a poco, las interacciones repetidas van formando la relación. Perfectamente, pues lo mismo ocurre con las marcas.

Es de decisiones lentas y meditadas. Debes resolver sus dudas en el enjuiciamiento de reflexión, para que llegue a sentirse cómodo con la decisión. Aun le vienen bien algunos silencios para tocar el producto, pensar o conversar con su acompañante. Y aquí tienes un artículo con el que puedes mejorar tu conocimiento sobre el cliente reflexivo. Reflexivo, vender es puro lógica, combinado con chispa. Pregunta aquí por un curso. Aquí los tienes. Cliente prescriptor, embajador, apóstol, evangelizador Cómo es un cliente prescriptor, embajador, apóstol o evangelizador Un cliente prescriptor, embajador, catequista o evangelizador es aquél que tiene un grado de satisfacción tan alto que se convierte en tu abacero.

Sin embargo, por la salud financiera del negocio y la salud mental de los empleados, es momento de abandonar esta nociva creencia. Si un cliente no es bueno para el bicoca, simplemente no es o no debería ser un cliente. Por amor a Dios, y en serio, de una vez por todas, acepte que no todo el que se aparece en su puerta es un cliente facultad. Es lo mejor para el bicoca, para sus empleados; y por abracadabrante que parezca, es lo mejor para los mismos clientes. De verdad. Los clientes abrasivos afectan a los buenos clientes Hay clientes abrasivos, que por supuesto, deberían dejar de ser clientes.

Leave a Reply

Your email address will not be published.